Blog

« Back

eMOOC 2017: buenas noticias para los amantes de la formación online

Recientemente, se celebró en Madrid, en la Universidad Carlos III, la conferencia internacional de MOOC 2017, en la que participaron investigadores, profesores, creadores de MOOC y los principales responsables de las plataformas MOOC (massive online open courses), que entre todas ellas suman ya más de 60 millones de alumnos de sus cursos.

CEOs de las principales plataformas MOOC en MadridLa principal conclusión que se pudo sacar es que los MOOC llegaron para quedarse. Después de un lustro de experiencia, ya es un formato asentado. ¿Cuánto faltará para que haya más alumnos matriculados en cursos online que en universidades del mundo? (de todo el mundo). No son cosas comparables, pero nos indican por dónde va a ir la tendencia del futuro.

La necesidad de formación está ahí. Millones de personas necesitan actualizar, renovar o alcanzar nuevo conocimiento. La era digital nos hace consumidores masivos de información y, ahora con los MOOC, de formación. Para las universidades es un momento vertiginoso. En su acepción de vértigo. Por una parte, es una oportunidad, por otra, un reto y, por una tercera, un peligro.

La capacidad disruptiva de Internet se asoma a la educación superior y puede poner en jaque a una institución milenaria como es la universidad. Y que nadie piense que la era digital no tiene esa capacidad intrínseca de transformación. Muchos otros sectores lo han vivido antes.

Es el momento de dar el salto, de convertirse en digital, de comprender que en el 2017 no hay diferencia entre lo online y lo presencial, y que lo online tiene prevalencia.

Tal y como comentaba Manel Jiménez, responsable de innovación educativa de la Universitat Pompeu Fabra, los MOOC aportan un valor extenso, que en principio pudiera parecer intangible, pero que a la larga es muy claro.

Primero, haciendo MOOC y experimentando con el formato, se convierte uno en mejor profesor y la universidad mejora su capacidad de enseñanza. Todos los profesores que conozco que han hecho un MOOC coinciden en que la experiencia les ha hecho mejores profesores.

Segundo, hay que tener muy claro que el centro de la formación ya no es el que la imparte, ya sea el catedrático o la facultad. El centro es el alumno. Puede parecer una obviedad, pero las implicaciones de este planteamiento son revolucionarias.

Tercero, las instituciones de educación superior necesitan una estrategia definida que incorpore el formato MOOC a sus áreas de fortaleza, que produzca formación híbrida y que posicione a la universidad en la aldea global de la era online.

Por último, hay que flexibilizar las acreditaciones universitarias. Algo que ya es una tendencia en países anglosajones. La universidad tiene que ser la garante de la adquisición de conocimientos. Si la transferencia de conocimientos se está produciendo online y de una forma ágil, igual tiene que ser su capacidad de acreditación.

El futuro próximo está lleno de formación online volcada a la innovación, creación de conocimiento, empleabilidad, habilidades digitales, interés general, divulgación cultural, etc. En ese camino esperan partners, empresas y millones de alumnos. Buenas noticias para todos.

Comments
Estoy convencido de que la matriculación a los MOOC, superará a las de las universidades, y seguramente tendrán que adoptar este estilo de enseñanza profesores de todas ellas algún día. Imagino que tras conocer la estadística de estos más de 60 millones de alumnos actuales y su aumento en los últimos años, se podría ya estimar para cuando podría darse esa superación. Sería interesante disponer de ese conocimiento.

Categories

¡Descárgate la guía!